martes, 16 de febrero de 2016

Mi Vecinita - por Rheist

Me llamo Antonio, tengo 35 años y trabajo en el ayuntamiento. Soy un tío corriente, con una vida corriente. Soy algo más alto que la media, y delgado, ligeramente atlético. No puedo decir que tenga un cuerpo de gimnasio, pero bueno, tengo cuerpo y voy al gimnasio. Llevo siete años viviendo en este piso con mi mujer, Lourdes.
-Buenos días Antuán
-Hola.
La persona que ha entrado en el ascensor es la hija de mis vecinos, Estrella. Tiene 18 años, creo, y me llama Antuán porque el primer año que viví aquí le estuve dando clases particulares de francés para sacarme un dinero extra. Ahora es una mujercita bastante sexy, hace gimnasia rítmica y se le nota bastante en el físico, es menudita y delgada, aunque tiene unas piernas perfectas que casi siempre se pueden apreciar porque suele vestir vaqueros ceñidos o faldas cortas. De cintura para arriba, tiene un vientre plano, que marca algo de tablilla pero sigue siendo sexy, y un pecho fino, como mucho de copa B que queda perfecto en su anatomía. Tiene el pelo castaño oscuro casi negro, cortado a media melena con mechas azules, y en su carita redonda destacan sus grandes ojos con largas pestañas y su boca, ancha, con labios ni muy finos, ni muy gruesos.
-Ocurre algo? Haces mala cara.
-Los exámenes. Me quedan dos esta evaluación y me tienen super estresada. Además voy a catear una y no quiero que sean tres.
-Vaya...
Estrella suspira mientras salimos de casa y nos dirigimos al autobús.
-En serio, no sé cómo soportan esto los demás. Tú tenías algún truco para relajarte cuando estabas de exámenes?
-Bueno, yo normalmente con un poco de amor propio se me iban todos los nervios
-Qué suerte tenéis los tíos, de verdad. Frota, frota, escupe, y todos los problemas se van por el retrete
-Bueno, pero la pajavaleriana no está solo al alcance de los tíos, las chicas también podéis, eh?
Estrella se ríe con mi comentario, como es habitual. Siempre vamos en el mismo autobús, tomamos la misma linea que pasa por su instituto y mi trabajo. Es divertido hacer el viaje acompañado, además tiene sus ventajas, si alguna vez nos hemos dormido el otro nos ha llamado al timbre. Y el tono de las bromas el último año se ha hecho bastante más adulto.
-Nunca he conseguido llegar, es como si algo me lo impidiera -dice Estrella ensombreciendo la mirada.
-En serio? Y tu novio?
-Nos tocamos, pero tampoco me ha hecho llegar nunca, ni sola ni acompañada. -suspira.
-Quieres que te ayude? - digo en tono de coña para hacerla reir
-Ja!!! Más quisieras! -responde dándome un puñetazo en el brazo
-Pues a ver si le metes más horas a estudiar y menos al ALO!!! -digo amagando un coscorrón. El resto del viaje pasa entre bromas.

Alter Life Online es un videojuego que los dos jugamos. Es como otra vida, llena de aventuras y en la que puedes hacer lo que quieras. Mi mujer pasa de videojuegos, y también el novio de Estrella, así que jugamos juntos la mayor parte del tiempo. Por la tarde se conecta varias veces mientras estoy jugando y la regaño para que se vaya a empollar.

Al día siguiente, entra ojerosa en el ascensor conmigo
-Buenos días Estrella
-Hola Antuán...
Estrella parece hoy tres veces peor que ayer. Está ojerosa y se ha recogido el pelo en una suerte de moño mal hecho con varios pelos fuera.
-Parece que alguien se ha dejado la almohada puesta hoy. -digo pasándole los dedos por la nuca intentando enderezarle los mechones.
-Antuán, para.- dice ella muy seria.
-Mal humor por la mañana? Esa no es la actitud para ir a un examen. -la regaño jovialmente y le paso otra vez la mano por el pelo para chincharla.
Estrella se gira de golpe y me tira de la corbata mirándome fijamente a menos de un palmo de mi cara.
-PARA!!! - me dice con los dientes apretados, levantando la voz en un tono que me asegura que no está de broma.
La miro a la cara para enfrentarme a su mal genio, y me encuentro con una sonrisa mal disimulada y una mirada que podría fundir metales. Su expresión es de... Lujuria? La revelación me cae como un mazazo. La niña se está haciendo mujer y las bromas ya no son tales bromas. Mi mente está hecha un lío y mi instinto toma el control. La beso rodeando sus labios con los míos. Ella abre la boca e introduce tímidamente su lengua en la mía, ofreciéndome espacio para hacer lo mismo. Tiende sus brazos alrededor de mi cuello y aprieta fuerte, al igual que yo la tomo por la cintura y la nuca y la aprieto contra mí, su boca contra mi lengua invasora, su vientre contra mi erección. El frenazo del ascensor nos saca de nuestro ensimismamiento y nos separamos colorados, salimos de casa en silencio y nos dirigimos a la parada.
-Eres un cabrito. Yo tengo novio y tú estás casado. -me dice ya en el autobús un poco más tarde.
-Lo siento muchísimo. No entiendo qué es lo que me ha pasado. - asiento compungido.
-Lo que NOS ha pasado a los dos. -admite, y se queda mirando hacia la ventanilla, sonrojada y pensativa hasta que llega su parada.
Cuando llega mi parada y me levanto del asiento, noto que una gota de líquido se desliza por mi uretra hacia la punta. Mierda. echo a correr no vaya a ser que me mee encima. Y ni siquiera pensaba que tuviera ganas. Entro al servicio en el trabajo y al sacármela noto que tengo líquido preseminal en la punta. Sacudo la cabeza y me limpio, incapaz de creer que me haya mojado por el beso. Es porque llevo una semana sin follar, Lourdes está obsesionada con tener un hijo y solo quiere hacerlo cuando está ovulando, ni masturbarme me deja. Y cada vez está más malhumorada y con menos ganas de sexo por no conseguirlo. También se ha abandonado bastante, ha descuidado su higiene y su figura, y la encuentro menos atractiva. Y acabo de comerme a una colegiala. Joder, sabía a gloria.

Es por la tarde cuando jugando al ALO veo que su nick se conecta
-Hola... -me dice su personaje por chat privado
-Hola, siento lo de esta mañana, pero te aseguro que por mi parte no tienes que hacer nada para hacer las paces, deberías seguir estudiando para los exámenes. -intento sermonearla, también para que me deje algo de espacio
-He hecho hoy los que tenía pendientes, por fin puedo descansar hasta la evaluación ^^
-Bueno, me alegro ;) Qué tal han ido?
-dpm.. he entrado más relajada hoy, aunque he estado toda la mañana con las bragas mojadas XD
-En serio???
-xq t iba a mentir?
Silencio....
-Oye... lo q decías ayer de ayudarme... lo decías en serio?
-Ayudarte? a qué?
-A alcanzar l orgasmo...
Me quedo atónito delante del teclado
-Y tu novio? -Y mi mujer?
-k quieres, k les invitemos a verlo? cn palomitas y todo? >_<
-Estrella... no podemos...
-Mira... llevo todo el dia pensándolo, no te estoy pidiendo que me folles ni que tengamos una relación ilícita, pero con un solo beso me has creado un pantano allí abajo, si alguien me puede enseñar eres tú Antuán.- Noto que ha dejado las abreviaturas y los emoticonos. Casi nunca chatea así, y cuando lo hace es porque va muy en serio.
-Y qué quieres? Una clase de educación sexual?
-Quiero que nos toquemos. Está en el mismo nivel que besarse, no?
-Define tocarnos
-Pues tú me haces tener un orgasmo y yo te hago a tí tener otro. Es lo justo, no? Además, todavía soy virgen. No quiero follar, solo necesito darle salida a toda la tensión sexual que llevo.
-Estrella, no...
-Por favor te lo pido.. lo necesito...

Llega el viernes. He pedido un día de asuntos propios en el trabajo, y ella va a faltar a clases. Entramos en el ascensor y ella pulsa el 8º en lugar de la planta calle. He cogido la llave del cuarto de ascensores, y pasaron la revisión hace cuatro días, no les toca volver hasta el mes que viene.
Salimos con cuidado del ascensor y nos dirigimos corriendo a la puerta de servicio sin que nos vean. Estrella sube las escaleras por delante de mí contoneando provocativamente las caderas. Lleva una falda de cuadritos, un jersey tipo uniforme de colegio de pago y hasta se ha recogido el pelo en coletas. Lleva en la mano los leotardos que se ha quitado nada más cruzar la puerta de servicio. Va de colegiala puta en toda regla. Mientras se contonea le doy un azote en el culo y le arranco un gemido de placer y sorpresa.

Entramos en el cuarto de ascensores. Huele a aceite de maquinaria y hay mucho ruido del motor cuando el ascensor se mueve, pero el cuarto está limpio. Tiro mi cazadora al suelo y cierro la puerta con llave. Al darme la vuelta está de rodillas sobre ella, y se ha despojado de la mochila y el jersey, y me mira con un dedo en la boca.
-El pago por adelantado, no?
-Estrella, no tienes que...
-Quiero hacerlo. Además si estás desfogado es menos probable que se te vuelva a ir la pinza y me violes. -dice con lascivia.
Suspiro. Me ha calado, se me fue bien ayer con el beso, y mentiría si dijera que no quiero empotrarla contra el suelo sobre mi cazadora. Me acerco a ella aflojándome el pantalón mientras ella se despoja de la blusa y el sujetador y los aparta. La visión de sus tetas casi rompe la cremallera de mi pantalón. Están ahí, desafiando la gravedad sobre un vientre plano perfecto
-Decepcionado? -me pregunta con las manos sobre su pecho
-Estás de broma?! -digo casi sin aliento.
-Ya veo. - dice con una risilla mientras baja mi cremallera y extrae mi miembro de su celda. Retira con cuidado el prepucio hacia atrás y lame el glande con la lengua chorreando saliva. Cuando está totalmente cubierto lo desliza delicadamente dentro de su boca, apartando el flequillo con una mano para que tenga una vista completa de su cara. Noto su lengua rodear mi miembro mientras sus ojos miran directamente a los míos con esa mirada ardiente que me sedujo ayer.
-Dime cosas guarras. - me dice sacándose mi polla de la boca con un sonoro "pop"
-No me sale ser así... intento decir
-Mira... aunque sólo sean tocamientos y no vayamos a follar, estoy poniéndole los cuernos a mi novio con un hombre casado, no quiero sentirme como una doncella, quiero que me hagas sentir sucia... y disfrutarlo. Tener presente a lo que vengo. Si prefieres, paramos aqui y nos quedamos a medias?
Trago saliva.
-Calla y come putita. -digo en tono autoritario agarrándola por las coletas y le meto el miembro en la boca, ella se deja gimiendo provocativamente. Le empujo mi miembro en la boca hasta el fondo, y gruñe mientras se retira y vuelve a acometer por sí misma. Con un jadeo, se esfuerza por mantener el control de su respiración mientras noto mi pene curvarse hacia abajo y bajar por su garganta, y la lengua se mueve de lado a lado por mi falo haciéndome cosquillas en el escroto.
-Haaaaaaaaah! Esto me gusta más! Qué me dices profe, cómo está ahora mi nivel de francés?- dice sacándosela de nuevo cubierta de baba espesa, que cuelga en un hilo desde mi glande hasta sus labios
-Sublime. -digo con pronunciación francesa. -Al trabajo, perra. Quiero terminar pronto para comerte el coño como no te lo han comido en tu puta vida.
-guau! -ladra ella alegremente agarrando mi miembro y mis huevos y metiéndoselo de nuevo en la boca. Noto que su mano busca detrás de mis testículos hasta llegar al ojete mientras redobla sus esfuerzos chupando. La baba entra y sale de su boca, haciendo con su succión un ruido de sorber característico con cada movimiento adelante y atrás. Está explorando muy cerca. Le agarro de una coleta con fuerza y la paro
-Si me metes el dedo en el culo te cruzo la cara zorra. Vamos, sigue trabajando que te vas a comer todo el bote acumulado.
-mmfff-hmmffff- contesta ella con la boca llena, y entonces me aprieta con fuerza el perineo, detrás de los huevos, provocando una sensación entre placer y molestia, pero que aumenta la presión de la sangre en mi miembro, maximizando la sensación de la potente mamada. El orgasmo me llega cuando ella se está apartando para respirar, y eyaculo como un surtidor, el primer chorro desaparece dentro de su boca, mientras que los siguientes le ponen perdido el rostro, el pecho y las manos.
-Vaya, sí que tenías reservas. -dice mientras se observa las manos.
-Lo sien.. -empiezo a decir, pero me interrumpo al verla lamerse como un gato, recogiendo todo mi semen de su cuerpo y depositándolo en su lengua. Cuando no encuentra ningún resto visible me mira con expresión satisfecha. Yo recojo una gota de su frente y se la muestro, ella me lame el dedo con deleite. Después me la chupa una última vez, apretando con la lengua todo el líquido que hay en mi uretra empujándolo hacia fuera al interior de su boca.
-Tienes un talento natural para comer pollas. Tenías mono de rabo, eh?
Ella asiente
-Nunca lo había disfrutado tanto. -dice tomando unas toallitas húmedas de su mochila y limpiándose completamente. Cuando ya está limpia y perfumada se sienta, se quita las bragas de una pierna y se las deja colgando del otro muslo. La parte de la entrepierna brilla ante la luz que entra por la claraboya.
-Creo que te toca.
Me pongo de rodillas entre sus piernas, y me echo sobre ella. Ella me mira con aprensión cuando la tomo por la cintura y la nuca, y la beso de nuevo, haciéndola gemir. El aire a nuestro alrededor empieza a oler a su feminidad. Cuando mete la lengua en mi boca la tomo entre mis labios y succiono al interior de mi boca, arrancándole un gemido. Después bajo dándole besos por el cuello hasta el pecho. Tomo uno en mi boca y el otro con la mano, masajeando, chupando, mordiendo, y arrancándole gemidos cada vez más intensos. Bajo una mano hasta su entrepierna y entiendo por qué la había descrito como un pantano el otro día. Acaricio su vulva por la cara interna de los labios mayores, mientras me despego, cosa que me cuesta, de sus gloriosas tetas, y bajo por su abdomen dándole besos. Cuando estoy a medio camino por su vientre cambio de dirección y me dirijo dando besos hacia un lado, mientras sigo acariciando su chochito con suavidad. Cuando llego al extremo del vientre le doy un par de mordisquitos que le arrancan respingos y gemidos.
-Aaaah no seas malo ahora!- me dice con una voz que me incita a ser más malo todavía.
Me acomodo entre sus piernas y miro directamente al tesoro que se me ofrece. Me sorprende lo perfectamente pelado y suave que lo encuentro y le acaricio el monte de venus para comprobarlo.
-Me hice la láser hace un par de años para la gimnasia, si no se nota el arbusto en la malla y rasurado pica. - me dice, adivinando mi pregunta sin formular
No contesto y lamo la ranura entreabierta, metiendo la lengua hasta su virgo. Separo los labios mayores para poder verlo bien y memorizar su anatomía. Ella se saca la falda por la cabeza y se apoya sobre los codos para ver mi trabajo. Su sexo está húmedo y sabe de maravilla, así que me aplico a lamer toda la humedad extra de la zona, mientras con mis dedos prosigo la exploración. El clítoris está cubierto por un capuchón de piel, así que uso mis dedos para retirarlo y hacer salir su diminuta pepita. Sólo con este gesto sus jadeos constantes se convierten en gemidos suaves. Sujetando la piel retraída, paso mi lengua lentamente por allí mientras gime muy fuerte y empieza a balbucear mi nombre y a pedir más.
Pronto me doy cuenta de que cada vez que mi lengua pasa por un punto concreto, que ahora mismo está muy duro, tiene un pequeño espasmo que hace que sacuda todo el cuerpo. Empiezo a buscar ese punto continuamente y varios minutos después he cogido ritmo y toda ella está latiendo como un enorme corazón. Sus gemidos se empiezan a hacer más fuertes y se muerde una mano para ahogarlos, pero aún está lejos de llegar, así que con mi mano libre introduzco un dedo en su vagina. Tratando de no romper su virgo introduzco el segundo, y palpo por dentro guiado por las reacciones de mi compañera hasta que encuentro ese punto. Inicio un masaje rítmico sobre la parte frontal de su vagina, alternándolo con el movimiento de mis dedos dentro y mi lengua asaltando incansablemente su centro del placer.
-Aaaaah Para!! No puedo soportarlo más, me estoy volviendo loca, detente por favor!!! - dice con una voz que suena desesperada, pero no hace nada por detenerme todavía. Presiento que está a punto de caramelo, así que el movimiento de mis dedos se transforma en un pistón rápido contra su punto G mientras tomo la zona entera de su clítoris entre mis labios y succiono con fuerza. El resultado no se hace esperar, su cuerpo convulsiona repentinamente y se arquea hacia atrás, casi derribándome en el proceso, y grita, para caer desmadejada al suelo. La tomo en brazos y la siento sobre mí en mi regazo
-Por favor, sigue, necesito saber hasta donde puedo llegar.- dice con voz entrecortada. Su tono suena como una súplica, aunque creo que nunca la he visto tan feliz.
La tomo en mis brazos desmadejada como está, y juego con sus pechos lamiendo su nuca. Empieza a gemir de nuevo, y bajo mi mano hacia su entrepierna. La he memorizado: su forma, su olor, su tacto.... con un solo dedo retiro la piel que sobra y dos más acaricio sus labios. Empieza a gemir y a recuperar la energía. Se gira para besarme y se aprieta el otro pecho. Es tan sexy, tan erótica, que noto mi miembro crecer de nuevo. Ella lo toma en su mano libre, y se pone a tocarme, restregándolo contra sus muslos. Sus caderas empiezan a moverse frenéticamente y no tarda en restregarse contra mi miembro mientras la toco. De repente deja de besarme y me mira fijamente a los ojos. Yo también me detengo y noto que alinea su sexo con el mío. Está muy seria, casi solemne, duda. Llevado por el instinto, empujo mi cadera hacia arriba, penetrando entre sus labios... y ella se deja caer sobre mí. Gruñe de dolor, después me agarra la cara y me besa con una pasión irrefrenable. El tiempo arranca de nuevo y nos empezamos a mover, noto un líquido ardiente que baja por mi miembro hasta los testículos.

Está sobre mí, arqueada como una estrella porno, y como poseída por una fuerza mayor que le diga qué hacer. Esta cría ha nacido con un talento innato para follar. Cada vez nuestros cuerpos se mueven más rápido en sincronía. Debería parar, la culpa y el deseo se arremolinan a partes iguales en mi mente. Joder. Me la estoy tirando a pelo, y no puedo parar. Su segundo orgasmo se acerca, y su movimiento se ve marcado por espasmos que le mueven el cuerpo entero y transmiten las vibraciones directamente a mi miembro. Cada vez nuestros sexos están mejor alineados y la penetración es más profunda, más intensa, noto como su vagina se contrae alrededor de mi miembro, y algo en el fondo que se contrae rítmicamente contra mi glande.

Al llegar su orgasmo se lanza abajo haciendo la penetración más intensa que nunca, y noto algo aferrarme la punta. Incapaz de resistir más, eyaculo varias veces. La intensidad de su orgasmo me sacude entero, estrujandome rítmicamente hasta que he terminado de eyacular, y cae desmadejada de nuevo sobre mí.

Ha pasado casi una hora y sigue dormida allí donde se ha quedado, mi pene ahora fláccido sigue dentro de ella. No he sido capaz de moverme, estoy entre extasiado por el polvo, digiriendo lo sucedido y enternecido por la visión de Estrella dormitando contra mi pecho, aunque me estoy empezando a entumecer. Muevo ligeramente el cuello crujiendo las vértebras. Ella se despereza y se pone de pie, mirándome con una expresión que no logro descifrar.

-Estarás contento. Le has quitado la inocencia a una pobre chica virgen. - dice en un tono sarcástico
-Lo siento, no sé lo que me ha pasado.
-Lo que NOS ha pasado, querrás decir.
-Y si te quedas embarazada?
-Hoy es día seguro para mí, me tiene que venir mañana, y si se me retrasa me tomaré la del día después, no te preocupes. La verdad es que la he notado entrar, pero no salir.- dice palpándose la barriga.
-Así y todo no deberíamos...
-Pues lo hemos hecho.  Esto termina definitivamente la relación con mi novio, hace meses que estamos mal y ni se ha acercado al placer que me has dado tú en un solo día. Lo siento por tu mujer, pero ya puedes aprovisionarte de condones porque tengo intención de ser tu putita durante mucho, mucho tiempo. -dice lanzándome una mirada ardiente.

 Estrella coge toallitas húmedas de su mochila, y limpia mi miembro de su sagre y de los restos de nuestro apareamiento. Después me la chupa suavemente hasta que me la noto dura de nuevo. Entonces, se levanta de nuevo y me tiende la mano para ayudarme a levantarme. Joder, se me ha quedado el culo cuadrado de tanto rato
-Vamos.- me dice
-Vamos a qué?
-Ya que has empezado, termina de iniciarme. Todavía soy virgen por aquí.- dice dándome la espalda, arrodillándose sobre su chaqueta y moviendo el culo en pompa mientras con los dedos se separa las nalgas para que pueda ver el bonito asterisco rosa que esconden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.